Inicio Noticias Luis García: realmente sabía lo que significaba jugar en el Liverpool
NoticiasPremier League

Luis García: realmente sabía lo que significaba jugar en el Liverpool

Un jugador para el gran escenario, un acto de clase y con una canción a la altura, Luis García dejó una impresión duradera en Anfield, una que incluso los fantasmas pueden contarte.

Cuando se trata de labrarse una carrera para recordar en Anfield, no está necesariamente determinada por la longevidad, sino por los recuerdos y los momentos que uno deja atrás.

Y en lo que respecta a las contribuciones significativas, García participó en más de una y condujo a una de las mejores noches en la historia del Liverpool Football Club.

El español vistió con orgullo la camiseta del Liverpool, lo sigue haciendo como leyenda, y representó al club con distinción.

Puede que no haya sido una fuerza consistente a tener en cuenta, pero García siempre será recordado con cariño en Anfield.

Diseñado para los grandes momentos

El verano de 2004 fue transformador para el Liverpool, con Rafa Benítez reemplazando a Gerard Houllier y Steven Gerrard fuera de las garras del Chelsea.

Michael Owen se fue al Real Madrid para dejar un hueco que llenar en la parte superior después de siete temporadas consecutivas como máximo goleador del club, pero García estaba muy feliz de ayudar a compensar la partida.

Fichado procedente del Barcelona por 6 millones de libras esterlinas, García se reunió con Benítez tres años después de que trabajaran juntos por primera vez en el Tenerife, cuando el extremo pasó cedido la temporada 2000/01.

Se convirtió en un éxito instantáneo en Anfield, y no es de extrañar que haya marcado cinco goles cruciales en los octavos de final de la Liga de Campeones.

Bayer Leverkusen, Juventus y Chelsea se quedaron con un sabor amargo después de lo que les hizo pasar García, este último aún debate la validez de su gol.

Luis García, 'gol fantasma' vs Chelsea, 2005 (PA Media)

El español, por supuesto, se enorgullece de revolver la olla: se ha disfrazado de fantasma en más de una ocasión. Pero independientemente de si se pasó de la raya o no, el marcador marcaba 1-0 para el Liverpool.

Se mantuvo así en una noche nerviosa y tensa, pero el pitido final aún se puede sentir hasta el día de hoy, sin los goles de García, el milagro de Estambul no habría sido posible, sin quitarle nada a Steven Gerrard.

Esos cinco goles europeos ayudaron a hacer historia y crearon para siempre un lugar para García en el Liverpool, pero estaba asustado por lo que le esperaba cuando Benítez le presentó el desafío.

“Admito que al principio tenía miedo de venir a Inglaterra. Tenía miedo de aprender un nuevo idioma, conocer nuevos jugadores de tantas nacionalidades”, dijo García en 2005.

“En un partido temprano en Man United, Rio Ferdinand me pateó con todo su poder. Volé un metro de altura y cuando aterricé murmuró: ‘Bienvenido a la Premiership’. En el mediocampo, es como un combate de lucha libre. El fútbol es muy diferente aquí a España”.

ESTAMBUL, TUISTANBUL, TURQUÍA - MIÉRCOLES 25 DE MAYO DE 2005: Luis García del Liverpool celebra ganar la Copa de Europa tras vencer al AC Milan por penales durante la final de la Liga de Campeones de la UEFA en el Estadio Olímpico Ataturk de Estambul.  (Foto de David Rawcliffe/Propaganda)

En su primera temporada, García hizo 44 apariciones y comenzó 40 de ellas, pero ninguna más significativa que los 120 minutos en la final de la Liga de Campeones.

Fue un momento culminante para su temporada de debut, que lo vio terminar la campaña como el máximo goleador junto con Gerrard y Milan Baros con 13.

Con un trofeo recogido, la Supercopa seguiría en su segunda temporada, que resultó inconsistente en sus 50 apariciones, con el extremo sobresaliendo en un juego solo para desperdiciar el siguiente.

Sin embargo, su arte subestimado de ser el hombre del gran momento asomó la cabeza una vez más, con Chelsea de nuevo sufriendo en sus manos.

Luis García (derecha) de Liverpool celebra el gol contra Bayer Leverkusen.  (Imagen de: Phil Noble / PA Archive/Press Association Images)

El undécimo y último gol de García de la temporada 2005/06 llegó en la victoria de semifinales de la FA Cup sobre el Chelsea, un momento para disfrutar por todos y esta vez no hubo duda de que el balón cruzó la línea.

El ganador de la Copa de Europa no se dio la oportunidad de ser seleccionado para esa famosa final después de que la primera y única tarjeta roja de su carrera lo llevó a una suspensión de tres juegos. ¡Solo había estado en el campo dos minutos en West Ham!

Dijo todo sobre su carácter que esa fue su primera acción disciplinaria seria: en 121 apariciones en el club recibió solo 14 tarjetas amarillas.

Lamentablemente, al final, una lesión en el ligamento cruzado anterior le obligó a perderse la segunda mitad de su tercera y última campaña en el club, por lo que ‘le quitaron a nuestro Luis’.

Liverpool de corazón

LIVERPOOL, INGLATERRA.  MARTES, 3 DE MAYO DE 2005: Luis García del Liverpool celebra la gran victoria 1-0 sobre el Chelsea durante el partido de vuelta de la Semifinal de la Liga de Campeones de la UEFA en Anfield.  (Foto de David Rawcliffe/Propaganda)

Cuando llegó a la edad de 26 años, García fue capaz de causar un impacto instantáneo, pero pocos habrían anticipado la impresión duradera que dejó en los seguidores del Liverpool.

Sus actuaciones fueron más allá de los números en una hoja de estadísticas, estaba comprometido con la camiseta y mostró voluntad de darlo todo. Los Rojos no son ajenos a saber que el trabajo duro vence al talento hasta que el talento decide trabajar duro.

Era un jugador para los grandes momentos, pero más que eso era un hombre que sabía lo que significaba jugar y representar al Liverpool y así se formó un fuerte vínculo entre el jugador y el club.

Los Reds pueden señalar a jugadores más talentosos a lo largo de su historia, pero García ocupa un lugar especial y seguirá haciéndolo: la recepción que recibe cada vez que regresa a Anfield es un ejemplo.

Luis García (medios PA)

Al despedirse del club en 2007, García se mostró lleno de gratitud y conjeturó con precisión lo que hace que este club sea tan especial.

Él dijo: “Un club de fútbol no se compone sólo de jugadores, entrenadores y directores. Más que cualquier otra cosa, son los seguidores los que hacen un club, y ese quizás sea el ingrediente que mejor distingue al Liverpool Football Club de cualquier otro equipo. Los simpatizantes».

Un jugador hecho para momentos especiales, ¡y ciertamente los entregó!

‘Luis García,
bebe sangría,
Llegó del Barça al Liverpool
Él mide cinco pies siete,
Él es el paraíso del fútbol,
Así que por favor no se lleven a nuestro Luis’

Noticias relacionadas

Kevin Nolan culpa a la decisión de David Moyes por el colapso de la temporada del West Ham

Kevin Nolan ha atribuido la drástica caída de forma del West Ham...

Noticias del Tottenham impulsado en buscar a Ivan Toney

El Tottenham ha recibido un impulso en su búsqueda del delantero del...

Jeremy Doku salva a Jack Grealish de caer desde lo alto del autobús durante el desfile

El Manchester City salió a las calles de Manchester para celebrar su...